lunes, 27 de noviembre de 2017

Errores que cometen los apologistas protestantes al defender el principio protestante de la “Sola Scriptura”.


El Apologeta Católico norteamericano Patrick Madrid en un debate que sostuvo con el apologista protestante James White sobre el tema de la “Sola Scriptura” señalo 6 errores que cometen los protestantes al intentar defender el principio protestante de la “Sola Scriptura”. En este articulo les compartiré cuáles son esos errores que Patrick Madrid señalo en el debate. 

Los apologistas protestantes comúnmente cometen varios errores en su celo por reivindicar Sola Scriptura. Puede que no todos los protestantes cometan todos los errores que se mencionaran, pero es necesario hacer saber sobre ellos para saber manejarlos cuando alguien haga uso de ellos al tratar este tema.

Nota: Todos los textos citados serán tomados de la versión protestante de la Biblia Reina Valera 1960 a menos que se indique lo contrario.

Error Nº 1 

Confusión de suficiencia formal y material: Este es un punto crucial en el debate sobre la “Sola Scriptura”. Puede sorprenderle saber que la posición católica permite lo que llamamos "la suficiencia material de las Escrituras". Esto significa que las Escrituras contienen todo lo necesario para la enseñanza cristiana. Todas las doctrinas se pueden encontrar allí, implícita o explícitamente, pero están todas allí. 

La suficiencia formal, por otro lado, es la posición que el protestante trata de probar al defender la “Sola Scriptura”. La suficiencia formal significa que la Escritura contiene toda la verdad cristiana necesaria, y (esto es un "y" muy importante) que el significado de la Escritura es tan claro que la Iglesia y la Tradición no son necesarias para llegar a una interpretación precisa del significado de la Escritura. 

En el curso del debate sobre la “Sola Scriptura”, el protestante puede cometer el error de suponer que la Iglesia Católica rechaza la suficiencia material de las Escrituras. No es así. Lo que sí rechaza es el error de la suficiencia formal de la Escritura. Como católico, sostenemos que todas las doctrinas cristianas están al menos implícitamente presentes en las Escrituras. Pero eso no significa que la Escritura siempre sea suficientemente clara para que cada doctrina cristiana sea explícita y concluyentemente evidente. 

Por ejemplo, la Biblia no dice que los cristianos deben bautizar a los infantes. Tampoco dice que solo los adultos deben ser bautizados. Simplemente no nos dice. Pablo y los otros escritores del Nuevo Testamento asumieron que sus lectores ya conocían la respuesta a esta pregunta al observar la práctica de la Iglesia, por lo que no vieron la necesidad de abordar este tema de manera explícita. 

Algunas personas, como luteranos, metodistas y presbiterianos, dicen que la evidencia bíblica de que los bebés fueron bautizados en el Nuevo Testamento es buena. Entonces, por lo tanto, debemos bautizar a los bebés. Otros, como los bautistas, los pentecostales y los testigos de Jehová, dicen que la evidencia bíblica muestra que los bebés no eran bautizados ni debían ser bautizados. Los académicos de ambos lados del debate admiten que la evidencia bíblica es simplemente no concluyente. 

Pero, si la evidencia no es concluyente sobre esto, o sobre cualquier otra doctrina, entonces la Escritura es manifiestamente insuficiente para darnos una interpretación concluyente de todo lo que enseña. De hecho, la Escritura misma niega que sus doctrinas estén siempre claras para todos los lectores. En 2 Pedro 3, 15-16 leemos, "… nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición." Entonces, vemos, aquí, que la Biblia nos advierte que sus doctrinas pueden ser malentendidas, pueden no ser claras y pueden distorsionarse.

Error Nº 2

Usar una hermenéutica de anacronismo: Los apologistas protestantes leen en las Escrituras y en las escrituras de los Padres de la Iglesia, las doctrinas particulares que desean encontrar. Pero ignoran o no explican las que no desean ver. Los mormones hacen esto en su intento de probar, supuestamente, que la Biblia y la Iglesia primitiva creían en muchos dioses. 

Desde el momento en que el Diablo usó las Escrituras para tentar a Jesús en el desierto, el error doctrinal siempre ha ido avanzado bajo el disfraz de los versículos de la Biblia. Jesús dijo en Mateo 7, 15: " Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.”  El error viene empaquetado debajo del papel de regalo de los versículos de la Biblia. Los arrianos lo hicieron. Los albigenses lo hicieron. Los mormones lo hacen. Los Testigos de Jehová lo hacen. Y, me temo que los protestantes también lo hacen. 

Error Nº 3

Pensar que la frase "Palabra de Dios" se aplica únicamente a las Escrituras: La Escritura se refiere a sí misma como la Palabra de Dios, pero muchas otras cosas también son llamadas la Palabra de Dios. Por ejemplo, vemos que a Jesús se le llama la Palabra de Dios hecha carne, en Juan 1, 1-14. La Biblia habla de las bendiciones soberanas de Dios que Él habla sobre su pueblo como su Palabra en Isaías 55, 10-11. Y la Biblia llama a la proclamación oral del Evangelio, la Palabra de Dios, como en 1 Tesalonicenses 2, 13, donde Pablo dice: “Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios". Entonces, recuerde, cuando vea, o escucha, la frase, "Palabra de Dios", no siempre se está refiriendo solo a la Biblia. Debemos tener cuidado de buscar el significado de cada versículo en su contexto. Ahora, el protestante tratara de usar versos como el Salmo 119, 89, donde el salmista dice: "Para siempre, oh Jehová, Permanece tu palabra en los cielos.”. Este versículo, y otros versos como este, que describen los atributos de la Palabra de Dios, no prueban la suficiencia formal de la Escritura. Todo lo que prueban es que hay un cierto atributo que tiene la Palabra de Dios. Y, nuevamente, tenemos que saber si es la Palabra de Dios escrita, o la Palabra de Dios oral, o la Palabra de Dios en carne. La Biblia lo usa de varias maneras. 

Error Nº 4

Confundir "testimonio" con "autoridad": Algunos protestantes argumentan que si la Iglesia Católica fuera el testigo oficial de la Palabra de Dios, estaría sobre la Palabra de Dios. Pero esto es falso. El hecho de que una persona sirva como testigo de otra persona no significa que tenga autoridad sobre esa persona. Te daré algunos ejemplos. 

Juan el Bautista testificó, y él testificó autoritativamente a Jesucristo, la Palabra de Dios. Pero Juan el Bautista no tenía autoridad sobre Jesucristo. De la misma manera, la Iglesia, como la esposa de Cristo, reconoce la voz de Cristo y sirve como un fiel y es fiel testigo de ella. Pero eso no significa, y los católicos no afirman, que la Iglesia tenga autoridad sobre la Palabra de Dios.

Error Nº 5

Pensar que la Biblia es la única autoridad final: Muchos dicen que no podemos tener más de una autoridad final. En la superficie, eso puede sonar convincente. Pero, fíjate que es falso, cuando lo miras con más cuidado. Miremos el ejemplo de Jesús y las Escritura. Cuando Jesús caminaba la tierra, Jesús era, y es, Dios, la autoridad máxima. Y, sin embargo, el protestante no tendría ningún reparo en decir, que la Palabra de Dios es la máxima autoridad. Así surgiría la idea de que la Biblia ¿deja de ser la máxima autoridad cuando Jesús estaba en la escena? En un sentido, el protestante va a tener que discutir, si él quiere hacer su argumentos incluso, que Jesús se refería constantemente a la Escritura como tribunal de última instancia. Bueno, que socava su posición. Porque si Jesús se refiere a una autoridad fuera de sí mismo, entonces, ¿qué dice eso acerca de Jesús? ¿Jesús era la máxima autoridad? Yo digo que si. Era la Palabra de Dios, en ese sentido, que el protestante ¿quiere asignar a la misma, la autoridad última?. El protestante diría, sí. Bueno, él tiene un dilema allí, entonces porque estaría demostrando dos autoridades finales. 

Error Nº 6

El intento de desplazar la carga de la prueba: A veces los apologistas protestantes menos escrupulosos y honestos intentarán desviar la atención de su caso muy débil para demostrar la Sola Escritura, al afirmar que el católico debe demostrar la posición católica en la tradición. La Iglesia Católica puede demostrar los motivos bíblicos para esta doctrina, pero la tradición no está en juicio, no importa lo que el protestante le pueda solicitar. El principio protestante de “Sola Scriptura” está siendo juzgado. La premisa que se está debatiendo es "¿Enseña la Biblia la “Sola Scriptura”?" Ese es el problema, no lo olvides. No dejes que trate de engañarte, si trata de desplazar la carga de la prueba, diciendo que debes probar el punto de vista católico. No tienes que demostrar la posición católica en la tradición, o el bautismo de infantes, o el papado. La premisa que estará debatiendo es, "¿Enseña la Biblia la “Sola Scriptura”?"

Si tienen presente estos errores, podrán demostrar más rápidamente la falsedad de la doctrina protestante de la “Sola Scriptura”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Errores que cometen los apologistas protestantes al defender el principio protestante de la “Sola Scriptura”.

El Apologeta Católico norteamericano Patrick Madrid en un debate que sostuvo con el apologista protestante James White sobre el tema de l...